Como repotenciar mi PC (III)

Viene de: Cómo repotenciar un PC (II)

Figura 1: Placa de video de gama alta

En la segunda parte de este tutorial, vimos las acciones a tomar para realizar una repotenciación menor a un PC y comenzamos a tocar el tema de la repotenciación mayor. En esta última parte del tutorial, terminaremos de describir el proceso de mantenimiento mayor de un equipo informático.

Repotenciación mayor

En la nota anterior, tocábamos el tema del cambio de procesador, un dispositivo indispensable para aumentar el rendimiento del PC. Es necesario verificar que la placa madre soporte el procesador, de no ser así, tendremos que adquirir una nueva placa madre, más moderna y que además nos permita darle soporte a una gran cantidad de dispositivos de nueva generación, lo que será de gran avance para el rendimiento global de nuestro ordenador.

Figura 2: Placa madre

Otro factor a tener en cuenta, es la fuente de poder. Esta debe ser capaz de soportar el procesador nuevo y la placa madre moderna, así como los dispositivos extra, como tarjetas de video, sonido y discos duros. De no soportarlos, debemos adquirir una fuente de poder mucho más potente para nuestros requerimientos. Por lo general, la placa madre y los demás dispositivos recomiendan una potencia mínima para la fuente de poder, este será nuestro punto guía para elegir una nueva fuente de poder, que debe ser igual o superior (recomendable), a lo sugerido por el resto del hardware.

Figura 3: Procesador Intel Core i7

Una vez adquiridos el procesador, la placa y la fuente (de ser necesario), nos dedicamos a retirar todos los dispositivos del PC, discos duros, tarjetas, fuente de poder, placa madre. Luego, procedemos a instalar la nueva placa, atornillarla y fijarla al case. Incrustamos el procesador según las indicaciones del fabricante y le conectamos el sistema de enfriamiento, y procedemos a instalar la nueva fuente y a conectarla con la placa madre.

Con la placa nueva, también debemos incluir nueva memoria RAM. Por lo general, las memorias más viejas no son compatibles con tecnología de punta, por lo tanto es importante adquirir memoria RAM compatible con la nueva tarjeta y en una cantidad igual o superior a 2GB, para asegurar un rendimiento destacable de nuestro equipo.

Figura 4: Fuente de poder

Una vez instalada la memoria RAM, procedemos a conectar el o los discos duros a nuestro equipo. Se recomiendan discos de más de 80GB. Los discos duros modernos están en un rango de 320MB y 1TB. Si son dos discos, colocamos uno como master y el otro como esclavo.

Ahora, procedemos a conectar la o las unidades ópticas. Con una repotenciación mayor, es recomendable instalar grabadoras/lectoras de DVD de gran velocidad y en lo posible una unidad Blu-ray. Luego, instalamos las placas de video y sonido (estas últimas son opcionales pero muy recomendables, sobre todo la de video que debe tener por lo menos 256MB).

Figura 5: Unidad óptica

Por último, cerramos el case y verificamos que todos los cambios han tenido efecto, visualizando el BIOS. Sólo nos resta poner en marcha nuestro sistema operativo para disfrutar de un equipo completamente repotenciado o como nuevo.