Qué hacer para refrigerar el chipset

El chipset es un dispositivo muy importante dentro del PC, ya que se encarga de la transmisión de datos y de la comunicación entre diferentes equipos del ordenador. Debido a esta carga de trabajo, es uno de los componentes del CPU que más se calienta, sobre todo, el puente norte, ya que al tener a cargo el procesamiento de datos gráficos, puede presentar elevadas temperaturas.

El mayor inconveniente de este calentamiento es que se puede experimentar un retraso o pérdida en la transmisión de datos, lo que de seguro, nos hará perder trabajo y tiempo. Es por esta razón, que es primordial mantener bien refrigerado el chipset, por ejemplo, se debe intentar mantenerlo cerca o debajo de los 30 grados, ya que en muchos casos, estos circuitos pueden llegar a superar los 50 grados, y es allí donde se pueden presentan inconvenientes para el PC. En esta nota, presentaremos algunas maneras de refrigerar el chipset, para mantener la temperatura controlada.

Sistemas tradicionales pasivos 

Disipador pasivo para el chipset

En la gran mayoría de los casos, los chipset vienen acompañados por lo general, por disipadores pasivos, que si bien permiten una transferencia de calor silenciosa con su medio ambiente. Tenemos que recordar que el chipset (el puente norte específicamente) se encuentra dentro de una caja y el ambiente interno se calienta bastante, si dicha caja no se ventila bien. Así que si se encuentra en una zona caliente, es recomendable ventilar bien la caja. Para ello, podemos utilizar un pequeño ventilador o disipador que mantenga la caja del CPU bien ventilada, adicionando un flujo de aire continuo para elevar la eficiencia del disipador pasivo y bajar la temperatura del chipset de manera económica, y utilizando los recursos que tenemos a la mano.

Disipador de chipset

Utilizando disipadores 

Al igual que el procesador, el chipset puede refrigerarse, utilizando disipadores (pequeños ventiladores con dispositivos de transferencia de calor conductivos), que permitirán retirar el calor del circuito y hacer circular el aire caliente para que salga rápidamente del CPU. Estos disipadores se encuentran conformados por una placa metálica (principalmente de cobre) que va sobre el chipset (previo uso de placa térmica), y mediante conductores el calor se envía hacia pequeñas placas metálicas paralelas que se encuentran bajo la influencia de un ventilador o disipador, que retira el calor utilizando aire y lo hace circular con velocidad a través de la caja y de allí, a los ductos de ventilación del CPU.

Disipador de aire para chipset

Estos son los métodos más simples y económicos, así como seguros. Existen otras maneras de disipar el calor del chipset, pero hay que tener mayor conocimiento al respecto. Algunos de los más utilizados en este sentido, son los sistemas de refrigeración fría, de los cuales ya hemos hablado con anterioridad.