Modo seguro de Windows

Para algunas personas seguramente este término no es muy familiar debido a que se encuentra prácticamente escondido dentro de las funciones iniciales de Microsoft Windows.

En camino para otras, seguramente lo habrán visto al haber presionado la tecla F8 cuando recién se enciende el computador.

Iniciaremos diciendo justamente eso, que al encender el computador podemos presionar la tecla F8 por repetidas veces, con lo que se nos aparecerá un pequeño menú de selección. De entre todas las opciones, la primera suele hacer mención acerca de “modo seguro”, que prácticamente viene a ser el “modo a prueba de fallas” muy clásico en todas las versiones de Windows.

El modo seguro o a prueba de fallas viene a ser una de las herramientas incluidas por Microsoft para que podamos reparar algún error de nuestro sistema operativo. Lo único que tenemos que hacer es seleccionar a esta opción del menú que nos aparece al haber presionado varias veces la tecla F8; se podrá notar que en algunos casos el sistema demora un poco más de lo convencional en ejecutarse por completo, sino característico que en cada una de las esquinas de la pantalla de nuestro monitor aparece la identificación respectiva de “modo seguro”.

En qué nos puede ayudar.

Pues esta utilidad es de suma importancia para todo usuario que no ha podido iniciar de manera normal su sistema operativo, dándonos la facilidad de poder corregir cualquier error que hayamos cometido con la instalación de alguna aplicación que pudo haber afectado la estabilidad de nuestro entorno de trabajo.

Para que pueda ejecutarse por completo la versión de sistema operativo en “modo seguro” no se ejecutará ni cargará algunos de los controladores de las tarjetas que dispongamos en nuestro ordenador, siendo el mismo caso para algunas aplicaciones que hayamos instalado recientemente.

Es de esta manera en que trata de ayudarnos nuestro sistema operativo, pues si el fallo viene a ser por parte de un hardware, tenemos simplemente deshabilitar físicamente al mismo o instalar nuevo controlador que sea compatible con la versión de sistema operativo que estamos trabajando. Si en cambio la falla viene por parte de la instalación de una aplicación, desde aquí podremos quitarla y reiniciar de manera normal a Microsoft Windows.