La Alta Definición es buena opción

Esta ante todo es una afirmación, ya que estamos viviéndola en cada momento y no podemos quedarnos sin ella.

Se ha visto muchos casos en los que esta Alta Definición se hace imprescindible por solicitud de nuestro clientes, lo cual está muy bien pero hay que analizar si es que es lo que realmente nos conviene o no, pues la adquisición de un equipo de tales características no nada económico, pues para el efecto requerimos no solo del ordenador para HD, sino también de un sistema de filmación que soporte esta Alta Definición.

hd-y-standar

Antes de empezar un trabajo, debemos de saber a dónde va a ir dirigido, pues en muchos de los casos el producto final irá dirigido a salas de exposición y en otros casos a la producción de un DVD.

Para el primer caso, sea que el producto final vaya a una sala de conferencias o a una sala de cine, la inversión estaría justificada, pues la alta calidad del producto se mantendrá al haber sido grabada en un disco Blu Ray por ejemplo.

En el segundo caso, en que la producción final vaya dirigida a un disco DVD, por más profesional que parezca, es decir, con diferentes canales de audio, diferentes canales de subtítulos y más, no justifica una inversión tan alta, ya que por ejemplo hay que tomar en cuenta que, un formato de Alta definición tiene una resolución de 1080i (1440×1080), lo cual no tiene sentido presentar en un disco DVD cuya resolución solo tiene 720×480 (calidad D1) y al bajar la resolución, algunos piensan que se mantiene esta, lo cual no es cierto, pues se ha sacrificado un número considerable de líneas lo cual si baja mucho la calidad.

Hoy en día también se habla de la televisión de alta definición, cuando aún se dispone de televisores estándares, para lo cual muchos han dado algunas soluciones, como la de adaptar un dispositivo que trabaje con ellos. Estos dispositivos lo que hacen lo mismo, bajar la calidad del video de la televisión digital de alta definición a un estándar, con lo cual no se ha ganado mucho que digamos.

En fin, el punto es que debemos de saber a dónde va dirigido nuestro trabajo para trabajar en esa situación o ambiente de trabajo, estándar o alta definición.