Espacio Retro: El Diskette y sus diferentes tipos (primera parte)

Son muchos los usuarios que aún se mantienen fieles a éste tipo de unidad de disco flexible, la mayoría lo hace por un sentimiento de tradición y otros por un uso esencial real.

diskette

Fijemos bien en lo dicho antes, ya que al hablar de un sentimentalismo, se puede asegurar que es así ya que mucho más fácil sería utilizar una unidad de memoria Flash que un diskette.

En el otro sentido podemos decir que el uso esencial radica en el posible paso de información de un ordenador de nueva tecnología a uno antiguo, lo cual realmente si es esencial. Pero cualesquiera que sea la razón para el uso de éste dispositivo, debemos de conocer antes de empezar una serie de capítulos acerca del diskette, que es y de que está conformado en su estructura interna.

El diskette no es más que un disco flexible con la particularidad de que en el se puede guardar determinada cantidad de información. Como material está compuesto en su estructura interna de un elemento placo de mylar que se encuentra recubierto de óxido de hierro, composición que a manera de partículas diminutas forman un campo magnético que tiene la capacidad de captar información que se le asigne. Pero el diskette no puede funcionar solo, ya que se apoya en la unidad lectora que dispone de una aguja magnética que lee todo lo que hemos grabado; bueno, en realidad la aguja no solo lee sino que también escribe en el disco flexible.

La forma de cómo actúa la grabación de datos, es mediante la conformación de bytes, término que lo tratamos en un post anterior. Para hacer ésta grabación, la aguja que escribe la información lo hace a manera de giros, uno hacia adelante y otro en sentido opuesto, movimientos que son interpretados con valores de “0” y “1” como cifras binarias. Así podemos notar que un diskette puede almacenar millones de bits. Actualmente los discos flexibles más usados son los de 3 ½ pulgadas.