Cuentas de Invitado y de Administrador

Por increíble que parezca, cada vez que un técnico especializado en los diferentes sistemas operativos deja muy bien configurado a cada uno de éstos en el ordenador, siempre dichos sistemas llegan a fallar, para lo que el responsable del mantenimiento del equipo y ordenador hace siempre la misma pregunta ¿qué fue lo último que se hizo?.

Pero si lo anterior suena increíble, más sorprendente es la respuesta que el técnico responsable recibe cada uno de los usuarios de dicho ordenador, ya que estos al verse implicados en el daño que el sistema operativo haya sufrido, sólo tienden a responder una cosa “nada”.

Es ilógico que un usuario haya hecho “nada” para que su sistema operativo empiece a fallar, pues si esto en realidad fuese así simplemente el ordenador pasaría un estado largo del tiempo sin ningún tipo de daño o error que pueda ser molesto para ambas partes; y es que esto viene a ser casi una comparación entre el médico y el paciente, en la cual el primero siempre llega a hacer determinadas preguntas de evaluación al segundo personaje que hemos propuesto, para poder conocer la situación  de salud en que se encuentra dicha persona.

Es justamente esa la cultura que se debería de tener si hablamos de informática en términos generales, ya que el usuario tendría que mantener una relación de comunicación franca y directa con el técnico responsable, para que este último sepa qué hacer ante un daño irreparable del sistema operativo; de todas maneras, dándole el beneficio de la duda a todo usuario que haya expresado que ha hecho “nada” en su ordenador, podríamos estar pensando que existe una falla de hardware en dicho equipo que pueda estar ocasionando las fallas que se muestren evidentes en un instante determinado.

De todas maneras, para evitar tener que pensar que el usuario hace cosas que no debe en el ordenador y sistema operativo, es aconsejable que el responsable técnico pueda crear una cuenta adicional a más de la del administrador que es muy propia desde el inicio de la instalación de dicho sistema, esto con el fin de evitar que se hagan determinadas modificaciones al instalar aplicaciones que no son necesarias para el trabajo que tiene que realizar determinado equipo.

Crear una cuenta de “invitado” u otra adicional a esta es lo más aconsejable para que tiempo de vida útil de un sistema operativo sobrepase la semana de trabajo que por lo general muchos usuarios suelen terminar en un tiempo  impresionablemente corto. La cuenta del “administrador” por lo general debe tener asignada siempre una contraseña que sea muy difícil de descifrar, para que de esta manera el usuario de dicho ordenador pueda entrar siempre como “invitado” sin tener la posibilidad de hacer modificaciones en el sistema operativo, dedicando el equipo sólo al trabajo al cual se le ha designado, siendo ésta una manera de seguridad informática muy bien practicada por parte de muchos especialistas técnicos y con una eficiencia de trabajo en el equipo que llega casi al 90%.