Cómo mantener el procesador en óptimas condiciones (II)

Figura 1: Cooler

Viene de: Cómo mantener el procesador en óptimas condiciones (I)

En la primera parte de este tutorial, estuvimos definiendo la importancia del disipador de calor para el buen funcionamiento del procesador.

En esta segunda parte, realizaremos el mantenimiento preventivo del procesador, sin tener que retirarlo de la placa madre, para evitar una avería. Recordemos que el procesador es un dispositivo delicado, que debe tratarse con sumo cuidado para evitar generar un daño irreversible.

Mantenimiento del procesador

Empezaremos abriendo el case del CPU con un destornillador. Sobre la placa madre, veremos un dispositivo grande protegido por un sistema de disipación de calor metálico, ese es el lugar donde se encuentra el procesador del PC.

Con la ayuda de un destornillador, procedemos a retirar el disipador de calor (al retirarlo, lo colocamos sobre un trozo de toalla seca que ubicamos en nuestra superficie de trabajo) Una vez hecho esto, veremos que, justo debajo del disipador de calor, se encuentra un pequeño ventilador o cooler, el cual también procedemos a retirar con un poco de presión, teniendo cuidado de no mover el procesador. Este cooler, también lo colocamos sobre la toalla seca.

Figura 2: Preocesador con disipador de calor

Luego de retirar el cooler, veremos una pasta térmica seca sobre el procesador. Esta pasta térmica mantiene al procesador aislado del calor. Si tenemos pasta térmica nueva y habilidad manual para manipular el procesador, procedemos a retirar la pasta térmica seca, de lo contrario, la dejamos allí para no averiar el procesador.

A continuación, procedemos a retirar el polvo que se encuentra sobre el procesador con un pincel o brocha fina, con mucho cuidado para evitar mover el procesador. Con una aspiradora de mano, procedemos a retirar el polvo que ha caído sobre la placa madre.

Figura 3: Disipador de calor

Con ayuda de la aspiradora y los pinceles o brochas, procedemos a limpiar el disipador de calor y el cooler hasta dejarlos completamente libres de polvo. Recordemos que este polvo puede averiar el procesador y evitar que el proceso de enfriamiento de este sea eficiente.

Si hemos retirado la pasta térmica seca con un pequeño paño o algodón con alcohol, procedemos a poner pasta térmica nueva sobre la superficie del procesador para aislarlo del choque térmico.

Figura 4: Sistema disipador de calor

Seguidamente, colocamos un poco de aceite 3 en 1 en el motor del cooler para lubricarlo y procedemos a instalarlo nuevamente sobre el procesador. Luego, colocamos el disipador de calor metálico sobre el cooler y colocamos la tapa del CPU. El proceso de mantenimiento ya ha culminado y estamos listos para volver a encender el equipo.