Cómo escoger un entorno de escritorio para Linux (II)

Viene de: Cómo escoger un entorno de escritorio para Linux (I)

Figura 1: Entorno de escritorio Linux

En la nota anterior, estuvimos hablando sobre los entornos de escritorio, definimos qué son, para qué se utilizan y destacamos que Linux cuenta con una gran cantidad de entornos de escritorio diferentes, entre los cuales podemos escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Ahora, veremos algunos puntos a tener en cuenta, al escoger un entorno de escritorio para nuestra distribución Linux.

Puntos a tener en cuenta para escoger un entorno de escritorio

Son muchos los puntos a tener en cuenta al escoger un entorno de escritorio para Linux, ya que a diferencia de Windows, tenemos mucho de donde escoger, es por esta razón, que es importante tomar la decisión correcta al momento de elegir.

La buena noticia, es que si no estamos conformes con el entorno escogido, lo podemos cambiar a voluntad. Una enorme ventaja frente a otros sistemas, como Windows o Mac OS.

Figura 2: Entorno de escritorio KDE

Lo primero que debemos tener en consideración, es el aspecto gráfico. Si nos gustan las innovaciones gráficas y poseemos un extraordinario equipo con suficiente RAM y un procesador poderoso, junto a una buena tarjeta de video, podemos elegir un entorno de escritorio 3D ultra moderno.

Por el contrario, si nuestro equipo es más modesto, podemos buscar otras alternativas con aspecto gráfico excelente, pero dejando de lado las animaciones 3D. Si deseamos resucitar algún ordenador viejo, podemos utilizar una interfaz de usuario minimalista que requiere poca RAM y baja velocidad de procesamiento.

Otro punto a considerar es la comodidad. Si somos usuarios Windows y estamos migrando, los escritorios KDE son una buena opción, por sus similitudes con este. Además, los escritorios KDE son bastante completos y muy fáciles de utilizar.

Si venimos de sistemas como Mac OS, Gnome es la opción prefecta, ya que es muy parecido a Mac OS y lo mejor de todo, es que es más ligero que KDE y cuenta con sus propios gestores de ventanas y paquetes.

Debemos recordar que todos los entornos de escritorios trabajan de manera similar, sólo cambian el aspecto visual, la velocidad y el tipo de gestor de ventanas. El resto de funciones es muy similar, como el uso de iconos, manejo de ventanas, ejecución de aplicaciones, etc.

Figura 3: Entorno de escritorio Gnome

Lista de consideraciones

Podemos resumir las consideraciones a la hora de escoger de un entorno de escritorio con la siguiente lista:

  • Tomar en cuenta el hardware del equipo.
  • Decidir si preferimos rendimiento o aspecto visual.
  • Elegir un entorno que sea lo más cómodo posible.
  • Tomar en consideración la potencia del equipo.
  • Verificar que la distribución de Linux soporte el entorno de escritorio escogido.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *