Cómo aprovechar los discos duros viejos que tenemos en casa

Muchas veces, cuando cambiamos de ordenador, se nos quedan en nuestro inventario algunos discos duros, por tener menos capacidad que la de los discos con los que vienen los ordenadores nuevos. Sin embargo, estos discos duros viejos, aún tienen utilidad y pueden utilizarse de varias maneras, y una de las más efectivas, es re-utilizarlos como dispositivos de almacenamiento masivo, para guardar imágenes, audio e incluso, video y dejar que nuestro disco duro principal o SSD esté libre para el sistema o programas que deseemos instalar. En esta nota, veremos cómo aprovechar los discos duros viejos que tenemos en casa.

Utilizarlos como discos duros externos 

Utilizar ese viejo disco duro, como un disco externo, es de gran ayuda, ya que nos permitirá tener en nuestras manos una gran memoria flash, en donde podemos almacenar archivos. Existen muchas maneras de hacerlo, podemos conseguir un convertidor IDE/USB o SATA/USB, según sea el caso y conectarlo al ordenador como una memoria flash convencional, o simplemente, podemos adquirir un case o caja externa para disco duro y conectar el dispositivo al PC. Estas cajas cuentan con la ventaja de proteger el dispositivo y regular la corriente que los alimenta, son mucho más prácticos que los conectores y permiten movilizar cómodamente el disco duro que deseamos colocar en el ordenador.

Discos duros viejos

Debemos destacar un par de puntos antes de pensar en re-utilizar el disco duro viejo que tenemos por allí. Primero, debemos verificar que tiempo de vida útil tiene el dispositivo, ya que si se encuentran cerca de su final, no es recomendable guardar en ellos archivos de importancia vital. Otro punto, es que debemos ser cuidadosos en no acercarlos a campos magnéticos fuertes, para así, evitar daños graves en nuestro dispositivo de almacenamiento masivo.

Cómo podemos ver, es posible sacar provecho de este espacio de almacenamiento extra que tenemos guardado por allí, pero si el dispositivo está dañado severamente, no lo podremos utilizar, sin embargo, siempre hay maneras de aprovechar parte de sus piezas.

Reciclando partes de discos duros viejos 

Aprovechando el disco duro

Si el disco duro no sirve, no te aflijas, hay partes que podemos aprovechar, bien sea para realizar proyectos de electrónica (si tienes esa capacidad) o para re-venderlos por internet o en una tienda. Para ello, debemos abrir el disco duro y retirar el motor de funcionamiento y los imanes de neodimio, estos últimos son bastante caros y muy útiles, así que valen un buen dinero (debes tener cuidado al manipularlos porque son bastante fuertes).

Les hemos presentado algunas maneras de aprovechar esos discos duros viejos, existen otras más, que pueden encontrar al realizar una búsqueda completa en Google.