Tecnología SSD ¿aceptable o no?

Hoy en día todo apunta a que la nueva generación de Discos de Almacenamiento tendrá nombre propio. Estamos hablando  de las memoria SSD (Solid State Drive), mismas que al momento las encontraremos en las llamadas minilaptops.

Estas memorias SSD se diferencian grandemente de los discos tradicionales IDE y S-ATA, mismos que en su estructura interna constan de un disco magnético que gira y es leído de manera mecánica, por decirlo así. En cambio los discos SSD basan su tecnología en las misma que maneja a los muy conocidos flash memory, tarjetas SD de cámaras digitales y otros más.

memoria-ssd-toshiba-128gb

Para ser más concretos, los discos SSD están constituidos por una placa que contiene una serie de chips que almacenan información en si contenido, es leído y puede ser borrado, pero de una manera muy diferente a la forma en cómo lo hacen los discos IDE o S-ATA.

Hay muchas ventajas por las que se desarrollaron estos dispositivos, por ejemplo, no deberían de sufrir de calentamiento como los IDE, pues al no tener un disco que gire en su interior, esto no debería de existir. El espacio de los SSD es muy pequeño, en comparación a los IDE y por tanto, se puede optimizar recursos de espacio físico y rendimiento.

Pero hay un hecho que preocupa a muchos y es el tiempo de vida útil de los SSD. En un disco convencional (IDE o S-ATA) se puede realizar una copia o borrado de disco de una manera rápida, sin afectar ningún elemento que no sea el disco magnético. En los dispositivos SSD, para que sea borrado un archivo, el sistema envía una pequeña carga al chip que almacena los datos y en cuestión de segundos, se realiza la acción. Esto no es conveniente en un ordenador, pues continuamente estamos archivando y borrando archivos, por lo que se deduce que muchas cargas terminarán prontamente la vida de estos nuevos discos (SSD).