Sistema operativo versus ordenador

Muchas veces quizá te hayas preguntado si todo sistema operativo puede ser instalado en cualquier tipo de ordenador, para lo cual tenemos algunas respuestas posibles.

Pentium MMX

Dependiendo mucho del tipo de ordenador que tengamos a nuestra disposición, el sistema operativo podrá ser instalado, ya que por ejemplo no se podría instalar Windows XP en un ordenador considerado hoy como clásico, refiriéndonos a un Pentium MMX de 60 MHz, lo cual sería algo increíble de lograr.

Cada vez que deseamos instalar un sistema operativo en un ordenador cualquiera, la BIOS del ordenador actúa en primer plano, ayudándonos a decidir qué es lo que queremos hacer. Así por ejemplo, las últimas versiones de Windows pueden ser instaladas en un ordenador sólo arrancando con el mismo disco de instalación, característica que si el ordenador no tiene para arrancar desde el disco, simplemente la instalación no se efectuará.

De todas maneras si decidimos intentar a fuerza dicha instalación, lo cual se podría hacer con un diskette arranque que bien lo podríamos encontrar de forma gratuita en la web, tendríamos esa posibilidad de hacer que el ordenador pueda reconocer el disco de arranque de Windows XP, lo cual pensaríamos que fue un éxito nuestro por sobre el ordenador.

Esto que aparentemente hemos conseguido no llegará muy lejos, ya que en un momento determinado de la instalación el proceso terminará repentinamente, pues las BIOS del ordenador reconocerá que no tiene los recursos adecuados para qué dicho sistema operativo pueda seguir su proceso de instalación.

Es debido a esto que cada día se desarrolla mejores opciones tanto en software como en hardware para que tenga compatibilidad uno con el otro, haciendo de esta manera un equipo de trabajo eficiente y óptimo.

Otra de las razones por las que no se puede instalar un sistema operativo avanzado en un ordenador básico, es debido a las aplicaciones que se instalarán posteriormente, ya que suponiendo el caso de que el ordenador soportara al sistema operativo deseado, las aplicaciones requeridas para trabajar reconocerá el tipo de CPU en el que se ha instalado dicho sistema operativo y simplemente la instalación de estas aplicaciones no continuará.

Todo tiene su sentido, y lo único que nos queda es avanzar con esa tecnología para que nuestro trabajo sea más eficiente dejando en cambio aquellos ordenadores básicos sólo para funciones simples y sencillas.