Síntomas de la pereza informática

Seguramente lo hemos visto pero nunca hemos tomado en cuenta que un usuario (que de pronto podríamos ser nosotros mismos) tiene el interfaz de su sistema operativo como todo un gran almacén de herramientas y repuestos que muy pocas veces utiliza en algunas de sus funciones.

Sólo basta ver el escritorio de un usuario cualquiera para poder saber si este tiene lo que se llama pereza informática, factores de los que mencionaremos unos cuantos y los más importantes.

Escritorio saturado. Eso lo podemos notar cuando en nuestro escritorio de trabajo vemos una gran distribución de elementos que no necesariamente pueden ser íconos de acceso directo, pues es aquí donde generalmente un usuario descomprime archivos, descargar aplicaciones, copia fotografías entre muchas otras más.

Bandeja del sistema sobrepoblada. Cuando instalamos una aplicación, por lo general ésta nos pide colocar un acceso directo en la bandeja del sistema, a lo cual respondemos afirmativamente. De esta manera es que esta bandeja puede mostrarse con muchos íconos que inclusive ya no los llegamos a reconocer ni a saber a qué se dedica cada uno de ellos.

Demasiadas barras de herramientas en el navegador. Sea cual sea el navegador a Internet que utilicemos, hay quienes ven en colocar demasiadas herramientas en éstas, siendo las muy conocidas como Toolbar o “barras de herramientas” que suelen dar servicio de radio en línea, revisión de correo desde estas barras, traductores en línea entre otras más, provocando que el espacio óptimo para la visualización de una página web, quede drásticamente reducido y siendo una molestia al momento de querer explorar a dicha página.

Demasiadas opciones en el menú contextual. A veces por facilidad para el usuario en alguna de las operaciones que éste realiza para su trabajo, se suelen instalar determinadas opciones extras a sus menús contextuales, algo que se hace visible al usar el botón derecho del ratón. Pero estas opciones pueden estar en un número exagerado e inclusive muchas de ellas no las lleguemos a utilizar, provocando una acumulación de elementos en la pantalla.

Número de notificaciones excesivo. Por lo general estos vienen a ser avisos de parte de sistema operativo de Microsoft Windows indicándonos si debemos de ser o no una actualización del mismo, o también si debemos de activar el número de licencia que hemos registrado entre muchas otras funciones más. El problema se da en que a medio trabajo en alguna aplicación esas notificaciones vienen a distraer nuestra atención, teniendo muchas veces que hacer clic en aquella parte de la ventana marcada como una “x”  para que se cierre completamente.

Si alguna de estas, o todas en conjunto, cosas que hemos mencionado que ha llegado pasar, es mejor tratar de darle una solución que no necesariamente tiene que haber incluida a una aplicación determinada (que si la hay), sino más bien que el usuario debe de aprender a tener una cultura informática para que su entorno de trabajo en el ordenador sea más ordenado y por tanto le ofrezca un trabajo más eficiente en cada una de sus tareas.