SAS como sucesores de SCSI

Los discos más nombrados al momento son los discos IDE, SATA y como menos utilizados y más robustos, los SCSI, ya que estos últimos tienen aplicaciones más grandes e importantes, especialmente en el área de servidores, por su gran estabilidad y fortaleza.

disco-sas

¿Pero qué pasa con los SAS?, ya que últimamente están siendo más nombrados a pesar de que se encuentran desde el año 2003 en vigencia.

Los discos SAS deben su nomenclatura a Serial Attached SCSI, mismos que se podría decir que es el sucesor de los discos SCSI (Small Computer System Interface) mismos que trabajaban en paralelo.

Las ventajas de trabajar con un disco SAS son grandes, ya que disponen de una alta velocidad de hasta 15.000 rpm, mientras los SATA 2 (y los SCSI) trabajan a 10.000 rpm, lo cual es una ventaja en procesos digitales. Los discos SAS como se mencionó empezaron a trabajar desde el año 2003, donde los primeros discos eran los SAS 300, mismos que presentaban una velocidad de transferencia de 3 GB/s, en contraposición a los SCSI Ultra que trabajaban a 320 MB/s. la segunda generación de estos discos fueron los SAS 600, mismos que disponían de una velocidad de transferencia de 6 GB/s. hoy en día se está trabajando en discos que lleguen a una velocidad de transferencia de 12 GB/s, lo cual se anuncia que será para el año 2010.

Todo esto es en cuanto a su tecnología, pero hay que ver algunas semejanzas y diferencias con los discos SATA, más en su estructura física, pues en su técnica los SAS superan a los SATA.

Es así que podemos mencionar que, aunque los conectores de SAS y SATA son iguales, las controladoras SAS pueden admitir dispositivos SATA (discos duros, scanners, impresoras, unidades de CD-ROM), mientras que las controladoras SATA no reconocen a los discos SAS.

cables-sas1

Al ver sus cables podemos darnos cuenta de que son iguales o similares, pero sus características técnicas son diferentes. Un ejemplo más, un disco SAS muestra su eficiencia con cables de hasta 12 metro de largo, mientras que los SATA con cables de hasta 2 metros.

Como conclusión se puede decir, que si no es muy conocida la tecnología SAS es porque estos son dedicados a aplicaciones más especializadas y que requieren una fortaleza inmensa a nivel de servidores por ejemplo, mientras que la tecnología SATA está dedicada a ordenadores de hogar y oficina.