Preparar la barra de inicio rápido en Windows 7

A pesar de que muchas funciones que antiguamente lográbamos ver en Windows XP, no se pueden apreciar en Windows 7, no es razón para pensar que están ausentes.

En realidad, sólo hace falta realizar una pequeña programación para que estas funciones vuelvan a aparecer, algo que usuarios más especializados podrían llegar a recuperar la interfaz de Windows XP en esta nueva versión de Windows 7.

En el presente artículo, trataremos de hacer aparecer la barra de “inicio rápido” que solía estar presente en Windows XP.

  • En primer lugar debemos de hacer clic con el botón derecho del ratón en la barra de herramientas.
  • De aquí nos dirigimos hacia “barra de herramientas” y de allí a “nueva barra de herramientas“.

  • Una nueva ventana se abrirá, en la cual debemos de colocar la siguiente dirección:

%SystemDrive%Users\%username%AppDataRoamingMicrosoftInternet ExplorerQuick Launch

Luego de ésta acción, debemos simplemente presionar el botón que dice “seleccionar carpeta“, con lo que la instalación de la barra de inicio estará concluida.

Una vez realizado esto, en la parte derecha de la barra de herramientas aparecerá “Quick Launch” con algunas de las aplicaciones que hemos instalado.

Usuarios más experimentados tratarían de colocar este inicio rápido en el lado izquierdo de la barra de herramientas, para lo cual debemos de realizar algunas acciones, tales como por ejemplo:

  • Desactivar el “bloqueo de la barra de herramientas“.
  • Quitar el “mostrar texto” y “mostrar título” que nos aparece al hacer clic con el botón derecho del ratón en el “Quick Launch“.
  • Mover manualmente la barra de “inicio rápido” hacia el lado izquierdo de la barra de herramientas.
  • Activar nuevamente el “bloqueo de la barra de herramientas“.

Estas funciones más bien vendrían a ser necesarias para aquellos usuarios que extrañen un poco la interfaz de Microsoft Windows XP, pero en realidad esta nueva interfaz de trabajo que nos da Windows 7 es mucho más efectiva, y es sólo cuestión de tiempo para adaptarse a la misma.