Porque usar el Administrador de Tareas

Debido a que los sistemas informáticos que nos presentan los diferentes ordenadores con el pasar del tiempo se han mostrado de una manera más amigable al usuario, es que hoy en día ya podemos reconocer algunas funciones que antes nos eran completamente desconocidas, y que las podíamos haber temido por alguna mala manipulación de nuestra parte.

El Administrador de Tareas es una de las herramientas nativas de Microsoft Windows a la que nos hemos acostumbrado a usar de una forma más continua que antes, algo que con el simple llamado con el atajo de teclado CTRL+ALT+DEL nos puede ofrecer una gran variedad de datos e información para nuestra utilidad.

La importancia de este Administrador de Tareas radica principalmente en el análisis de los procesos que se están ejecutando en nuestro sistema operativo, importancia que es de relevado nivel al informarnos con detalle qué recursos o procesos del sistema operativo están teniendo más consumo de memoria RAM así como de el uso de CPU de nuestro ordenador. Esta información nos puede ayudar a saber si algún archivo de código malicioso ha engrasado nuestro sistema operativo con el fin de vulnerar la seguridad de nuestro equipo.

Es así que un usuario debe estar familiarizado debe estar familiarizado con aquellas funciones y comandos que aquí se ejecutan; así por ejemplo uno de los procesos y recursos elevada importancia en la seguridad del equipo es el llamado lsass, aunque gestiona los diferentes protocolos de seguridad del sistema operativo y que no tiene aliados en sus funciones, es decir que si un usuario registra un nombre similar a este que está consumiendo demasiado recursos están operativo, con seguridad que se tratara de algún gusano que está obteniendo información de nuestro equipo, al haber vulnerado las seguridades de sistema operativo.