¿Por qué los ordenadores de varios núcleos?

Desde un tiempo atrás hasta la actualidad se venía escuchando el desarrollo de los microprocesadores conocidos como Hipertreading, mismos que simulaban estar conformados con más de un núcleo en el mismo procesador.

Esto tuvo determinada acogida por parte de muchos usuarios, ya que las operaciones realizadas en los ordenadores con estas características de microprocesador venían a ser un poco más rápidas que aquellos ordenadores que tenían los procesadores convencionales, es decir de un solo núcleo.

Es así que empezaremos diciendo que, en un ordenador que se encuentre conformado por un microprocesador de un solo núcleo, los procesos de multitarea en realidad vienen a ser simulados, lo cual viene a representar un consumo excesivo en el trabajo del microprocesador, el que está realizando más de un trabajo a la vez, lo cual se puede ver evidenciado cuando abrimos nuestro administrador de tareas y nos dirigimos hacia la pestaña de rendimiento, pudiendo observarse que la capacidad del trabajo del procesador llega casi el 100%, lo cual tiene su justificación si es que estamos trabajando en varias aplicaciones a la vez.

Esto no ocurre en aquellos microprocesadores de varios núcleos, pues en ellos si se puede trabajar con procesos de multitarea debido a que los datos que se deban gestionar con estos microprocesadores tienen un acceso simultáneo que hace que cada una de las operaciones realizadas en todas aquellas aplicaciones que se encuentran ejecutadas, tengan un trabajo casi independiente con cada uno de estos núcleos.

La ventaja de poder trabajar con microprocesadores de varios núcleos está en el hecho de que existen aplicaciones profesionales que pueden ordenar a cada uno de estos núcleos a que dediquen su esfuerzo en el trabajo con dicha aplicación, dejando de esta manera libres los otros núcleos para que puedan ser utilizadas en otras operaciones y procesos del sistema operativo.

Otra ventaja que muchos usuarios han encontrado en este tipo de microprocesadores, está en el hecho de que si uno de los núcleos ha sido afectado, éste puede ser aislado de manera definitiva para que el ordenador sigue trabajando en todos los procesos que el sistema operativo lo requiere.