Phising o suplantación de identidad de páginas

Muchos pensamos que los delitos solo se cometen en la vía pública, donde al transitar como normalmente lo hacemos a diario, alguien sale al paso pidiéndonos una información que no disponemos y tal vez sacándonos dinero sin darnos cuenta.

phising3

Ese es el menor ejemplo que podemos poner para explicar lo que muchos estafadores hacen por medio de Internet, lo cual es bueno andar con las precauciones necesarias que cada caso lo amerite.

He querido dedicar una serie de artículos a lo que se llama comúnmente como Ingeniería Social, donde muchos “piratas” hacen hasta lo imposible por sacar información de nuestro sistema bancario.

Es lo que muchos llaman como Phising, lo cual en términos comunes quiere decir una suplantación o duplicación de páginas legales para confundir al usuario.

El método que adoptan muchos piratas (así los llamaremos en artículo presente) es el de enviar correos electrónicos a determinados usuarios con “datos ficticios” de supuestas cuentas bancarias, pidiendo una confirmación o actualización de datos, como son nombres completos, nombres de usuarios, contraseñas y otros más, datos que servirán a los piratas para poder acceder a nuestras cuentas y hacer uso de nuestro capital.

Pero ¿cómo darse cuenta de una cuenta falsa?, pues simple, en primero lugar el banco nunca envía información de solicitud de datos, pues ya los tienen. En segundo lugar, cuando hacemos click en el link que nos solicitan, éste no se direcciona directamente a un sitio del banco, sino más bien a una dirección tipo IP, lo cual ya puede ser sospechoso.

¿Qué hacer entonces? Como todos supondrán, los piratas dedicados a este tipo de labores lo hacen pensándolo muy bien, ya que podrían querer actuar en horas y días que el servicio bancario no está presente, con lo que no habría una forma de verificación. Lo primero en ese caso es el de esperar a un día en que podamos llamar a informar sobre el hecho y certificar si la información es verdadera o falsa.

Muchas personas han sido víctimas de éste tipo de estafas, perdiendo así mucho dinero que se vuelve irrecuperable, pero tomando un poco de sentido común podemos evitar que nos saqueen como lo harían en la calle.