Normas al instalar una aplicación

Con las nuevas tecnologías que nos presenta los computadores en la actualidad, pensamos que estos en realidad vienen a ser unos equipos multiárea que pueden aguantar y soportar todo lo que nosotros les indiquemos.

Pero no por ser estos equipos poderosos al tener dos o cuatro núcleos, quiere decir que debamos de proceder en una forma desordenada al tener que instalar a una nueva aplicación, ya que deben decidirse en determinadas normas por la misma seguridad del sistema operativo así como del mismo computador.

Lo que generalmente se observa es que cuando hemos adquirido una nueva aplicación, al tener que instalar a la misma, lo hacemos con una infinidad de aplicaciones abiertas en las cuales estamos trabajando, y es más, seguimos trabajando en ellas mientras la instalación prosigue.

Lo correcto debería de ser:

  1. cerrar toda aplicación abierta en la que estamos trabajando.
  2. Desconectarnos en lo posible de la red local.
  3. Desconectarse de Internet.
  4. Tomar muy en serio las advertencias sobre la incompatibilidad de la versión de la aplicación, nuestro sistema operativo.

Todo lo que hemos mencionado se concluye en muy pocas palabras, y es que debemos de cerrar todas las aplicaciones en las que nos encontremos trabajando debido a que el programa que podamos estar instalando puede reiniciar nuestro equipo de forma abrupta y sin darnos algún aviso; pero otra de las razones, que inclusive es más importante que la anterior, viene a estar en algunas librerías a ser instaladas, mismas que podrían estar compartiendo con la aplicación que estamos trabajando.

De esta manera, si es que se va a instalar nuevas librerías (archivos dlls), posiblemente éstas no se puedan realizar debido a que algunas de ellas están en ese instante activas ya que están ayudando a la ejecución de algunas aplicaciones en las que estamos trabajando, haciendo de esta manera que la nueva instalación puede terminar corrupta o simplemente incompleta.