¿Cómo montar una impresora 3D casera?

Las impresoras 3D son dispositivos de gran atractivo, ya que permiten crear piezas y objetos de manera cómoda y directa. Aunque siguen siendo equipos costosos dirigidos a grandes empresas y gente de alto poder adquisitivo, se ha creado un movimiento mundial que promueve la creación de este tipo de equipos de manera casera y a un costo realmente bajo (cerca de 60 US$), permitiendo a los usuarios personalizar sus impresoras caseras y adaptarlas a sus necesidades. Por lo extenso de explicar este tipo de proyecto, te indicaremos en donde conseguir el instructivo para lograr el objetivo, explicándote el proceso indicado en ellos, para que puedas hacer tu propia impresora 3D en casa.

Materiales necesarios

Para este proyecto necesitarás unas unidades viejas de CD/DVD, baterías, cables, una placa arduino que será el cerebro de la impresora 3D y algo de conocimientos de programación. No te asustes, aunque requiere código el proceso es bastante simple en cuanto a la electrónica y programación. La información detallada de los elementos necesarios y del proceso completo lo puedes obtener en este sitio.

Impresora 3D.

Impresora 3D. Imagen de: Mirko Tobias Schäfer. Bajo licencia: CC BY 2.0.

Por demás está decir que todo el proyecto se lleva a cabo en once pasos bien detallados y explicados de manera sencilla, que si bien es cierto se encuentra en idioma inglés, se entiende a la perfección, además está completamente ilustrado.

Funcionamiento de la impresora 3D casera

El funcionamiento de este dispositivo es bastante simple, utiliza tecnología parecida a la de los sistemas CNC, la cual requiere ser calibrada paso a paso para lograr una impresión 3D prolija, es un trabajo arduo, pero es el precio a pagar por tener una impresora 3D casera.  Para realizar la impresión el dispositivo de este proyecto utiliza filamentos de plástico del tipo PLA de 1,75mm, que como puedes notar es mucho más delgado que los filamentos tradicionales de las impresoras 3D, pero esto tiene una ventaja económica y es que requiere menos energía para fundir el plástico y lograr la impresión, lo que beneficia al usuario final.

Debemos dejar bien claro que por ser un equipo casero, sólo podrás imprimir objetos no mayores a 5 cm, si deseas crear impresiones de más tamaño, tendrás que modificar el diseño, lo que no es tan difícil existiendo ya bastante material indicativo en la red.