Modo vigilante o constante del antivirus

Cuando recién instalamos nuestro sistema operativo en el ordenador, este viene a ser uno de los instantes más felices para el usuario, debido a que se muestra de una manera muy rápida y eficaz al abrir determinadas aplicaciones así como al explorar nuestros archivos contenidos en sus discos duros.

Pero como es lógico, a este sistema operativo tenemos que protegerle y para lo cual procedemos a instalar antivirus. Poder decir cuál antivirus es el mejor, es una respuesta relativa, ya que esto más bien viene a ser una cuestión de temporada en la que los desarrolladores de software dan determinados servicios especiales para los usuarios, mostrando una gran eficiencia de sus aplicaciones antivirus.

Es así que debido a nuestra navegación por Internet, obligatoriamente tenemos que instalar una protección para nuestro sistema operativo de Microsoft Windows, pero algo que todo usuario no toma en cuenta es que cada uno de los parámetros que dicho software antivirus configura luego de la instalación, los terminamos aceptando sin fijarnos bien qué opciones estamos activando como predeterminadas en la protección de nuestro sistema operativo.

La mayoría de aplicaciones antivirus tiene una opción de “análisis en tiempo real“, misma que una vez que la activemos será el inicio para que nuestro ordenador y sistema operativo se porte más lento que de costumbre. En realidad esta opción lo que hace es analizar cada una de las acciones que nosotros realizamos en el ordenador, sea que exploremos buscando un archivo en particular, que descarguemos alguna aplicación desde Internet, o inclusive al abrir cada una de las aplicaciones que tengamos instaladas en el ordenador; ésta es la forma de cómo la aplicación antivirus se asegura de monitorear cualquier acción o proceso que pueda prevenir de una amenaza de virus.

Si es que a esta opción la desactivamos, esto no quiere decir que estaremos desprotegidos y que nuestro software antivirus no vaya a analizar cualquier intrusión que tenga relación con algún virus, sino más bien que entrará esta aplicación en un estado de simple vigilancia, es decir que si bien mismo se está realizando un proceso inadecuado por parte de algún archivo de código malicioso, es cuando el software antivirus actuará.

Las diferencias son totalmente notables, ya que en este modo de vigilancia el usuario podrá darse cuenta que la exploración por cada uno de los archivos contenidos en el disco duro son más rápidas y eficientes, así como el resto de operaciones que se ejecutan con regularidad en el sistema operativo. El usuario es el que en definitiva debe de saber a qué modo debe de configurar su uso por antivirus, pues esto depende neta y exclusivamente de la cantidad de trabajo que realice en el ordenador, así como de las características del mismo.