Los Códigos QR (IV)

Viene de: Los Códigos QR (III).

Con todo lo que hemos mencionado, ya tenemos una idea más concreta de qué es lo que representan estos códigos QR, mismos que deberían de ser generalizados por toda la comunidad cibernauta, al implementar el programa adecuado en su dispositivo móvil.

Un nombre alterno que se le da a los códigos QR es el de “semacode“, mismo que guarda el mismo estilo, forma y figura pero aplicado a una serie de stikers o adhesivos que dispone este tipo de nomenclatura gráfica.

Entre los usos más frecuentes que se trata de dar a los códigos QR está en el hecho de que estos gráficos pueden contener la información de una dirección URL determinada, lo cual vendría a dar un acceso directo a dichas páginas web; explicando un poco más este aspecto, si una persona logra ver un adhesivo con esta nomenclatura gráfica impregnada en el mismo, bastará con que sólo tome una fotografía con su dispositivo móvil para que el software instalado lo analice y le puede redireccionar hacia alguna página que contenga una información más amplia sobre tal artículo o producto.

Hay muchos desarrolladores que están aconsejando acerca de hacer un link sobre la página de Wikipedia, ya que ésta podría facilitar mucho de la información que tienen estos productos o artículos.

Para probar cómo funciona este tipo de códigos QR, un usuario podría visitar alguna de las tantas páginas de Internet existe en la actualidad y que tienen la posibilidad de tratar esta nomenclatura a manera de una aplicación web, para ingresar determinada información que éste desee probar, misma que podría ser la dirección de una página web a la cual se desee incitar a que los usuarios puedan visitar; mientras más caracteres alfa numéricos escribamos, más grande será el gráfico que obtengamos con el código QR, razón por la cual se aconseja utilizar el menor número de caracteres posibles para que el gráfico tenga un tamaño normal o estándar.

Esto último se hace referencia debido a que un dispositivo móvil podría no soportar un gráfico de tamaños inmensurables, haciéndose con esto que pudiese ser imposible decodificar la información contenida en estos códigos QR.