Gestionar un CD o DVD como un disco duro

Esto es algo que en tiempos pasados hubiese sido imposible poder hacerlo, ya que al guardar la información y archivos de nuestra colección, por llamarlos de alguna manera, ésta se quedaba tal cual en los discos en que los guardáramos sin ninguna posibilidad de variar algo de su contenido.

nu-ebc100

Existen algunas alternativas, tales como algún usuario podría tomarla como la más efectiva, que sería la de guardar su información en una unidad de memoria Flash (ó SSD) y en el último de los casos, en un disco CD o DVD regrabables, lo cual tampoco es que soluciona lo que queremos explicar, sino más bien que es un disco que varía su información pero volviéndola a guardar desde el inicio.

Entre las diferentes alternativas que pueden mencionarse es que si alguien desea variar la información que se encuentra presente en un disco CD-ROM o DVD-ROM, en primera instancia no debe de cerrar la sesión, opción que en muchos de los casos las aplicaciones dedicadas a ello, lo suelen poner como una alternativa para el usuario.

Pero el hecho de no cerrar la sesión de un disco, lo que facilita al usuario es que se pueda ir incrementando más archivos al contenido del disco, hasta que éste llegue al límite de su capacidad, momento en el cual de ninguna manera será posible ya algún cambio de algún tipo.

Un sistema de grabación que se suele implementar por parte de algunas aplicaciones es el sistema UDF, mismo que permite que la unidad de disco, sea Cd o DVD, se comporte como una unidad de disco duro o una unidad de memoria tipo SSD.

En las versiones de Windows más recientes tales como Windows VISTA o SERVER 2008 esta aplicación se encuentra ya implementada, lo cual favorece en el hecho de que no es necesario instalar ninguna aplicación extra para el efecto. Así con solo insertar el disco CD o DVD se activará la reproducción automática que nos sugerirá “Grabar CD” y al elegirlo, solo tenemos que arrastrar los datos que sean de nuestro interés a la unidad.

Bajo este sistema, si por ejemplo tenemos un archivo de Word al que deseamos editar o variar de alguna manera en su contenido, pues no se impedirá esta operación y se podrá seguir con el guardado como si fuese realizado en el disco duro.