Espacio Retro: Commodore 64, un inicio fuerte

Commodore es una firma que dejó una gran huella en cuanto a tecnología, huella que dejó marcada las pautas para un nuevo desarrollo en sus sucesores.

c64_breadbin

De todos sus prototipos y proyectos, Commodore 64 fue uno de los ordenadores de más apertura al público, ya que contaba con muchas innovaciones que otras firmas no podían solventar.

Es así que Commodore C64 como realmente se lo llamó, vino a ser el sucesor de un caído VIC-20, el cual no tuvo gran acogida por su costoso valor y la baja eficiencia de servicios a ofrecer. Por esta razón, un grupo de visionarios decidieron dar nueva vida a la nueva plataforma, pero con características superiores (64 KB de RAM) un costo reducido. En ese entonces el limitante era el costo de la memoria RAM, misma que tenía un valor de 100 dólares, pero analizando la situación de baja de precios, se estimó sacar al mercado a la C64 en una fecha de bajo costo de dicha memoria.

Es así que en el año de 1982 se la presentó de manera formal, en la Consumer Electronics Show, donde según las versiones de sus creadores y diseñadores, era impresionante ver a usuarios de ATARI apreciar éste nuevo modelo que hacia tantas cosas interesantes a un bajo costo.

Los directivos habían bajado el costo de producción de la Commodores C64, pudiendo sacarla al mercado a un precio de 595 dólares cuanto ellos la producían por 135 dólares.

La Commodore C64 tuvo gran acogida, tanto así que se pidió por parte de algunos países una licencia para poder clonarla, con lo que las ganancias subieron significativamente. Tal es el ejemplo de Argentina, que recibió autorización legal para poder clonarla con algunas pequeñas variaciones en cuanto a su diseño externo, ya que aunque se mantenía el nombre de la firma Commodore, ésta iba acompañada de la palabra Drean, sea para modelos C64 o superiores.

En el modelo clonado se tuvo que realizar algunas consideraciones, como por ejemplo el cambio de sistema a PAL-N, ya que la configuración norte americana era NTSC; además de su respectivo soporte de voltaje, que no era ya 120 sino 220 Voltios.

Commodore luego se haría cargo del tan recordado y aun comercializado sistema Amiga, ya que las características de ambos modelos mantenían compatibilidades, como por ejemplo una salida de video análoga compuesta, sistema de audio integrado entre otras funciones más.