Discos de 7200 rpm, Utilidad Importante

Si hacemos una pequeña reseña histórica sobre los discos de almacenamiento masivo, podremos encontrar que los primeros discos 5 ¼, muy grandes en verdad, tenían una velocidad muy baja (unos 1200 rpm) y su espacio físico era también bastante bajo, pues solo requerían en ese entonces trabajar bajo sistema DOS o Windows 3.1.

Luego vinieron discos más grandes en capacidad y más pequeños en tamaño físico, los de tamaño 3 ½ cuyas velocidades de transferencia rondaba las 5.200 rpm. Hoy en día se encuentran los discos IDE y los S-ATA que llegan a una velocidad de 7.200 rpm y que son considerados bastante rápidos.

discos-ide-y-sata

La pregunta del millón es ¿para qué tanta velocidad? Son muchas las razones, pues si se desea trabajar con un disco particionado, la velocidad que tenga éste disco hará más fácil la transferencia de los archivos de una partición a otra. Pero en realidad esa no es la gran conveniencia, ya que en muchos hogares y oficinas se trabaja con archivos de Word, exel y otros, que en realidad son demasiado pequeños como para requerir una velocidad tan grande.

En la actualidad un disco de gran velocidad se lo requiere en islas de Edición Digital primordialmente, ya que para una sesión de captura y de reproducción de video, se requiere determinado nivel de fluidez del mismo, para evitar los llamados “drop frames” (cuadros perdidos).

Hoy en día se comercializa de una manera equivocada un disco de tales especificaciones, pues se anuncia un disco de gran tamaño y de gran velocidad aludiendo al hecho de poder almacenar mucha música y videos, pero no se menciona la razón principal de ello.

La razón principal por la que también se trata de sacar al mercado discos más rápidos, es el valor económico, pues hay discos rígidos SCSI de 72 GB que cuestan más que uno convencional de 500 GB y la razón es porque un disco SCSI tiene una estabilidad mayor de soporte de datos y sus velocidades de transferencia de datos son de 10.000 y hasta 15.000 rpm.