Diferencias entre HD, Ultra HD y 4K

En la actualidad, existen formatos de video de gran calidad, que parecen llevar la comunicación visual a otro nivel. Los famosos formatos de alta definición y los TV de pantallas extra grandes, han llevado a una nueva generación de formatos de video. En este artículo, describiremos las diferencias entre HD, Ultra HD y 4K.

Pantalla Ultra HD.

Pantalla Ultra HD. Imagen de John Karakatsanis. Bajo licencia:  CC BY-SA 2.0

Qué es alta definición (HD)

Lo primero que vamos a hacer es definir qué es HD, para de esta manera, poder comparar con los formatos más modernos y que actualmente, se encuentran dando de qué hablar entre dispositivos de grandes pantallas.

Alta definición o HD por sus siglas en inglés, es un formato de video que ofrece mayor resolución de imágenes por pantalla, que el formato estándar de video. Este formato de gran calidad cuenta con 1280×720 píxeles o 1920×1080 píxeles, lo que representa un avance abrumador frente a los 720×576 píxeles de la resolución de video estándar. Gracias a este avance, el formato HD nos permite ver imágenes con un gran nivel de detalle y claridad, mejorando la experiencia visual del usuario de las pantallas de alta definición.

Diferencias entre HD y Ultra HD.

Diferencias entre HD y Ultra HD. Imagen de LG. Bajo licencia:  CC BY 2.0

Diferencias entre HD, Ultra HD y 4K

Ahora, con la llegada de las pantallas enormes de última generación, llegó una evolución en el formato de video, la cual, llevó a considerar al HD como descontinuado, ya que eleva enormemente la cantidad de píxeles que puede desplegar la pantalla, mejorando increíblemente el video, y haciéndolo mucho más real incluso que en el formato HD.

Podemos decir entonces, que la principal diferencia entre HD y los otros formatos modernos, como Ultra HD y 4K es que estos últimos cuentan con mejor calidad y cantidad de píxeles.

Pantallas Ultra HD modernas.

Pantallas Ultra HD modernas. Imagen de Karlis Damdrans. Bajo licencia:  CC BY 2.0

Ultra HD y 4K, por lo general, se piensa que son lo mismo, pero son diferentes. El primero, cuenta con una resolución de 3840×2160 píxeles y un color de 10 bits. Mientras que el segundo (DCI 4K), cuenta con 4096×2160 píxeles y una profundidad de color de 12 bits. Como se puede ver, en este sentido el 4K cuenta con mejor calidad y realismo, pero a la vez es mucho más pesado, por lo que requiere compresión, mediante el uso de plugins para poder ahorrar espacio de almacenamiento.

Otra diferencia entre el Ultra HD y el 4K, es que el Ultra HD mantiene el formato actual de TV 16:9, lo que permite aprovechar todo el tamaño de la pantalla. Mientras que el 4K, requiere un cambio completo del formato, ya que si no, presenta unas franjas negras en la parte superior e inferior de la pantalla, desaprovechando pulgadas de pantalla. Es por esta razón, que en el mercado las pantallas de TV son todas Ultra HD y no 4K, que prácticamente no se encuentra en el mercado, aunque los vendedores tratan de decirnos lo contrario.