Cuándo y cómo actualizar mi CPU

Nuestras computadoras u ordenadores personales, son equipos de gran importancia para el trabajo y el entretenimiento cotidiano. Es por esta razón que es recomendable mantenerlas siempre en las mejores condiciones posibles, ya que de este modo, podemos ejecutar programas más novedosos e incluso, elevar el rendimiento que puedan tener. Para lograr dicho objetivo, debemos mantener el equipo completamente actualizado. Para ello, es necesario conocer las características de nuestro equipo y saber al detalle lo que deseamos hacer con la computadora, ya que de esta manera, podemos hacer un análisis para saber cuándo y cómo actualizar nuestro CPU.

Actualizar el CPU

Actualizar nuestro CPU

¿Cómo saber si nuestro CPU necesita actualizarse? 

Esta pregunta es bastante simple de responder, aunque conlleva un análisis más profundo de lo que se cree, ya que no siempre es necesario tener el equipo más avanzado del mercado o el de gama alta, para obtener buenos resultados.

Lo primero que debemos hacer es, simplemente, plantearnos que actividades vamos a realizar con el ordenador. Esta pregunta es importante, ya que de acuerdo a la actividad que desarrollemos, necesitaremos velocidades de procesamiento más elevadas, así como, mayor espacio de almacenamiento o mejor despliegue de video. Si requerimos mucha más potencia de la que tenemos en la actualidad, es necesario realizar una actualización o un update al equipo.

procesador_corei5_para_cpu

Procesador Core i5

Una manera sencilla de darse cuenta cuando requerimos realizar una actualización, es estar atentos al comportamiento del equipo. Si tiende a quedarse colgado por momentos, como si estuviese pensando, es un indicativo que el PC requiere más memoria de la que tiene actualmente. Si se demora mucho en realizar ciertas tareas, esto nos indica que necesita mayor velocidad de procesamiento de datos.

Por regla básica, si nuestro equipo tiene menos de tres años, no requiere actualización de hardware, mientras que si tiene más de esa edad, ya tiene unos años encima y requiere de algo de ayuda extra, como cambio del procesador, o adicionamiento de elementos, como un nuevo disco duro, más memoria o simplemente, mantenimiento y actualización del sistema operativo, para elevar su rendimiento de acuerdo a nuestras necesidades y que sea mucho más compatible con las nuevas tecnologías.

Actualizando el CPU

La salida más económica para mejorar el rendimiento de un equipo es elevar la cantidad de memoria RAM. Un equipo Dual Core, por ejemplo, con una cantidad de 2 GB o superior (pueden llegar algunos a 4 GB) eleva considerablemente el rendimiento y la velocidad de trabajo, respecto a un equipo con menos memoria, ya que aligeran la carga durante la ejecución de programas.

meoria_ram_para_pc

La memoria RAM mejora el rendimiento del PC

Otra forma de elevar la velocidad de procesamiento es cambiando el procesador. Para ello, debemos verificar cuanta velocidad y qué modelo de procesador puede soportar nuestra placa madre, ya que no todas las placas pueden soportar procesadores de todo tipo. Por lo general, si se cuenta con un equipo Pentium D (o uno P IV), puede llevarse usualmente a Core 2 Duo, lo que mejoraría considerablemente el rendimiento. Pero si nuestro equipo es Core i3 o i5, no se recomienda realizar esta tarea, ya que es costoso llevarlo a i7 y sería mejor ahorrar para cambiar de equipo.

disco_duro_para_PC

El disco duro aporta capacidad de almacenamiento al PC

Si el problema es la capacidad de almacenamiento, se puede cambiar el disco duro por uno de mayor capacidad o en lo posible, por un disco SSD, lo que nos dará holgura en el trabajo con el PC, y ejecutando algunos programas que requieren de mayor capacidad de almacenamiento.

Por último, podemos recomendar adicionar elementos, como placas de video que puedan ser soportadas por el equipo y de audio, lo que de seguro, aligerará la carga de la memoria RAM y dará un mejor rendimiento a nuestro PC.

También, podemos actualizar el sistema operativo y cambiar su configuración para que consuma menos RAM, o cambiar el sistema a otro más ligero, como alguna versión simple de Linux. Opciones hay muchas, sólo hay que decidir cual se adapta mejor a nuestros requerimientos y a nuestro ordenador.