Cuál es la utilidad de las aplicaciones cliente/servidor

Las aplicaciones cliente/servidor, permiten realizar diferentes tipos de tareas de manera remota, es decir, ofrecen la posibilidad de trabajar desde un terminal con comodidad y sin complicaciones.

Aplicaciones cliente/servidor

Una aplicación cliente/servidor, es un programa que cuenta con un frontend que establece una conexión directa a través de una red, con un servidor que aloja el programa, servicio o desarrollo informático al cual deseamos acceder.

arquitectura cliente/servidor

Figura 1: Arquitectura cliente/servidor

Una vez establecida la conexión, el mismo cliente (software que se ejecuta del lado del usuario), despliega una interfaz de trabajo que permite al usuario realizar la tarea de manera cómoda y eficiente.

Directamente desde el terminal y en tiempo real, envía toda la información suministrada por el usuario al servidor en donde se ejecuta la acción y el mismo servidor regresa el resultado a la máquina cliente, desde donde se ha ingresado los datos, mostrando por pantalla toda la información que ha sido procesada.

cliente/servidor

Figura 2: comunicación cliente/servidor

Utilidades de una aplicación cliente/servidor

Entre las principales utilidades que le podemos asignar a las aplicaciones cliente/servidor destacan las siguientes:

  • Ligereza impresionante, ya que toda la carga y consumo de recursos se hace directamente en el servidor.
  • Facilidad de mantenimiento, ya que se hace mantenimiento general en el código principal en el servidor.
  • Posibilidad de realizar trabajos dinámicos y en grupo.
  • Servicio de trabajo incluso en zonas remotas, gracias a Internet.
  • Posibilidad de ser desarrolladas en diversos lenguajes de programación.
  • Capacidad de trabajar, por lo general, en diferentes plataformas de manera simultánea.
comunicación cliente/servidor

Figura 3: Comunicación cliente/servidor

En la actualidad, la tendencia de desarrollo es hacia aplicaciones cliente/servidor de bajo consumo y que ofrezcan la posibilidad de realizar el trabajo rápidamente. Un ejemplo de este tipo de aplicaciones son los clientes de e-mail, las aplicaciones en la nube y algunos sistemas de base de datos que podemos encontrar en Internet.