Correos anexos con virus infiltrados

Archivos anexos a un correo no siempre son seguros de aceptarlos y aunque parezcan que provienen de un destinatario conocido, es bueno tener cuidado.

adjuntos-word

Muchos de los archivos adjuntos que se nos propone, son en general documentos de Word, archivos compactados (zip o rar) y en el peor de los casos un archivo autoejecutable.

Sea que nos envíen por nuestro sistema de mensajería MSN o por correo electrónico, ningún archivo es bueno abrirlo sin antes confirmar que viene de una fuente o un conocido, ya que si tenemos la mala suerte de abrir uno de estos archivos, podríamos estar dando autorización a que estos virus o troyanos se apoderen de nuestra agenda de contactos y sigan con su labor de contagio a más usuarios, ya que la forma de actuar de estos archivos maliciosos es esa, la de recopilar lo más posible de información de cada ordenador y enviar a nombre personal del contacto saqueado, a los demás contactos del mismo.

Cuando recibamos un archivo adjunto que posiblemente se encuentre infectado, si ha logrado pasar las seguridades de nuestro antivirus, es bueno tomar en cuenta las siguientes consideraciones:

  • No abrirlo hasta no confirmar la fuente
  • Si es compactado, descompactarlo antes para ver el contenido, pero no ejecutarlo
  • Si el adjunto nos pide ejecutarlo desde internet, no lo hagamos, descarguémoslo al disco duro
  • Si es un auto ejecutable y ha pasado nuestras seguridades, tratar de ver su contenido con WINRAR y ver si no tiene algún elementos sospechoso como un archivo INI, BAT o similar.

Es bueno no dar oportunidades a quienes afectan a nuestro sistema y se valen de nuestra información o de nuestra falta de conocimiento para afectar los sistemas de nuestros contactos, y lo que hemos analizado en determinada forma, más que el uso de un anti virus, es una solución inteligente por parte nuestra, lo que puede ser más efectiva que un antivirus.