Cómo reparar una tarjeta de video

placa de video

Figura 1: Tarjeta de video

Muchas veces, las tarjetas de video pueden presentar fallos que limitan la capacidad de reproducción de las animaciones en nuestro PC. Dichos fallos, generalmente son causados por falta de mantenimiento.

En este artículo, veremos algunas técnicas de reparación básica y mantenimiento para obtener un buen rendimiento de nuestra tarjeta de video. Si los inconvenientes de video en el PC persisten, es recomendable buscar a un profesional de soporte técnico para que visualice y repare el problema.

Primeros pasos

Si nuestro equipo presenta problemas de video, debemos realizar una restauración primaria de los valores de la tarjeta. Para ello, cambiamos la resolución de video del PC que tenemos actualmente a 800×600 píxeles y el mínimo de colores posible. También, debemos seleccionar la restauración por defecto del equipo, la cual se encuentra en la sección de “Exhibición” del Panel de control de Windows. Si al realizar esto, persiste la mala visibilidad o los problemas de reproducción es momento de revisar la tarjeta de video.

Preparar el equipo

Lo primero que debemos hacer, es preparar el equipo para la revisión y el mantenimiento (Debemos recordar apagar el CPU antes de abrir la tapa de este). También, es recomendable colocar el case del PC sobre la mesa y colocarnos una correa de descarga de electricidad estática, la cual conectaremos o aterraremos al mismo case para evitar daños a los componentes del PC.

tarjetadevideo

Figura 2: Tarjeta de video con disipador de calor

Realizar mantenimiento simple

Las tarjetas de video son dispositivos delicados, lo que vamos a hacer a continuación es simplemente ajustarla y limpiarla. Si no se reparan los fallos, es conveniente recurrir al soporte técnico especializado.

Primero, ubicamos la tarjeta de video y verificamos que todos los contactos de esta estén bien calzados en la ranura. Para verificarlo, debemos ver que los contactos de oro no se vean, si estos están visibles, quiere decir que la tarjeta se ha movido y allí debe radicar el problema.

Destornillamos la tarjeta y la sacamos. La limpiamos con un pincel fino para retirar el polvo y verificamos que el adaptador gráfico y el ventilador estén bien fijos. De requerir mayor fijación, podemos utilizar un destornillador en el caso que la tarjeta lo permita.

Luego de limpiar la tarjeta de video, la insertamos nuevamente en la ranura cuidando de que quede bien fija a esta y los contactos no se vean a simple vista. Damos una nueva vista para verificar que esté correctamente alineada, cerramos el CPU, encendemos el PC y observamos el funcionamiento del video, por lo general, debe haber desaparecido el problema.