Cómo protegerse de los rootkits

Una de las amenazas informáticas que más ha crecido en los últimos años es la propagación de los rootkits. Estos elementos maliciosos son muy utilizados por delincuentes informáticos para lograr sus objetivos de control de equipos y robo de identidad. Seguidamente, veremos cómo protegernos de los rootkits y evitar ser victimas de este tipo de malware.

Rootkit

Los rootkits, son paquetes de pequeñas aplicaciones que se ocultan en el ordenador con la finalidad de abrir brechas de seguridad, para que un atacante externo pueda ingresar a un sistema informático con facilidad.

rootkits

Figura 1: Rootkits

¿Por qué son peligrosos los rootkits?

Entre las principales amenazas que llevan los rootkits, tenemos las siguientes:

  • Creación de puertas traseras que facilitan el ingreso de un usuario no autorizado a un sistema informático.
  • Modificar y esconder las modificaciones del sistema hechas por el rootkit.
  • Ocultar registros que impidan al usuario detectar el funcionamiento del rootkit.
protección antirootkit

Figura 2: Protección antirootkit

Estas tres razones son suficientemente poderosas para considerar a los rootkits una de las amenazas más peligrosas que existen en la actualidad, para la seguridad de nuestros sistemas informáticos.

Evitando los rootkits

  • Instalar un sistema de seguridad (antivirus y antimalware) que permite detectar amenazas incluso desconocidas y mantenerla siempre actualizada.
  • Evitar abrir correos electrónicos de procedencia dudosa.
  • No activar enlaces sospechosos en nuestro cliente de mensajería instantánea.
  • Evitar descargar archivos de sitios web extraños o descargar archivos sospechosos.
  • Actualizar regularmente todas las aplicaciones que se ejecutan en nuestro ordenador para evitar vulnerabilidades de seguridad.
  • Realizar análisis y escaneos de seguridad con herramientas potentes y reconocidas de manera periódica para garantizar que nuestro equipo esté libre de rootkits.
software anti rootkit

Figura 3: Software anti rootkit

Siguiendo estas simples pautas, podemos mantener nuestro equipo libre de rootkits y elevar nuestro nivel de seguridad. Como pueden ver, en la mayoría de los casos se trata de tener sentido común y buenas prácticas de conexión a Internet.