Cómo optimizar la cobertura de nuestro router inalámbrico

Muchas veces, nuestro router inalámbrico va mermando su señal, debido a múltiples factores, como las interferencias, lo grande del lugar o simplemente, algún problema de configuración. En la mayoría de los casos, los usuarios tratan de solventar el inconveniente utilizando repetidoras para elevar la señal, pero se puede lograr salir victoriosos de este revés, sin invertir dinero y detallando la raíz del problema como veremos a continuación.

Analizando la situación 

Router inalámbrico

Lo primero que debemos hacer, es analizar cual podría ser el inconveniente para que la señal sea baja. Para ello, podemos dibujar un plano de nuestra casa u oficina y verificar cuales son las zonas críticas en donde la señal no llega. Podemos evitarnos problemas si ubicamos los equipos u ordenadores en zonas en donde la señal es mejor. Se recomienda ubicar los equipos en zonas en donde la pérdida de señal no sea mayor al 60%.

Buscar las posibles fuentes de interferencia 

Conexiones inalámbricas

El estudio de la señal no solamente servirá para realizar un mapa de la cobertura de nuestro WiFi, sino que también nos permitirá ir directo al grano e identificar las posibles causas de interferencia a la señal. Por lo general, estas mermas vienen dadas por microondas, equipos con conectividad Bluetooth, móviles, antenas u otro tipo de equipo que también trabaje con ondas. Se debe evitar colocar nuestros ordenadores, móviles o cualquier dispositivo conectado a la red WiFi, cerca de este tipo de interferencias.

Mejorando la potencia de emisión 

Esto se puede lograr configurando muy bien el router, para sacar su mayor provecho, y colocándolo en una posición alta, en donde tenga acceso a casi todo el piso y de ser posible, colocarle nuevas antenas, para que mejore la potencia de la señal.

Pensar en regresar a 802.11b 

Router inalámbrico

Las redes 802.11b son actualmente bastante utilizadas, a pesar de su tasa de transferencia de apenas 11 Mbps, frente a los 300 Mbps del 802.11n. Esto se debe a que su menor capacidad de enviar y recibir datos, pero se compensa con una mayor cobertura de señal, lo que explica por que aún es muy utilizada, y si nuestro problema es de capacidad de señal y no requerimos tanta velocidad de transferencia, sería factible regresar al estándar 802.11b.

Cambiar el canal 

Debemos verificar que el canal que estamos utilizando para nuestra red, no se encuentre saturado, ya que de ser así, mermará la señal. En este caso, es necesario buscar un canal menos congestionado y notaremos la diferencia en la potencia de la señal.