Cómo mejorar el desempeño de una red (II)

Viene de: Cómo mejorar el desempeño de una red (I)

FIgura 1: Conmutador de red

En la primera parte de esta nota, estuvimos definiendo lo que es una red y cómo alterar levemente algunas características para mejorar considerablemente su rendimiento. Una de estas características, fue darle prioridad al flujo de datos.

Ahora, veremos cómo mejorar el ancho de banda y cómo realizar un Backbone.

Aumentar el ancho de banda

Aumentar el ancho de banda es una de las tareas más eficientes que podemos realizar para mejorar el desempeño de una red. Para ello, debemos visualizar una red con Gigabit, es decir, llevar la norma Ethernet a 1000 Mbps. Esta acción es completamente compatible con las normas 10/100 existentes. Todo esto, se realiza mediante una configuración nueva de la red.

Al actualizar nuestra red a una red Gigabit, elevamos su desempeño y rendimiento, ya que a mayor velocidad se van eliminado los molestos “Cuellos de Botella” que representan el flujo de información y vuelven lento el tráfico dentro de la red. Esta actualización, es ampliamente recomendable para todas aquellas redes informáticas, que tienen un elevado volumen de tráfico.

Figura 2: Red informática

Por supuesto, que un ancho de banda mayor permite suministrar mejores servicios de red, por lo tanto, es una de las medidas más populares durante los procesos de actualización y mejora de una red LAN.

Backbone ultra veloces

Backbone, es un proceso en el cual se conectan dos conmutadores, con la finalidad de soportar gran parte del tráfico de la red, ya que conecta a todos los usuarios de esta a los dos conmutadores de manera simultánea, aumentando la capacidad de transmitir datos a los equipos de la red.

El Backbone es una de las técnicas más eficientes para aumentar el ancho de banda y eliminar los atascamientos de datos que suelen presentarse en redes relativamente grandes, por lo tanto, utilizar Backbone es casi una norma cuando se requiere aumentar el rendimiento de una LAN.

Figura 3: Backbone

Pero aún teniendo un Backbone, siempre hay formas de mejorar su rendimiento y, una de las técnicas más utilizadas para lograrlo, es simplemente crear Backbone Gigabit, para obtener lo que se conoce como un Backbone de alta velocidad.

Con estas simples tareas, podemos aumentar de manera considerable el rendimiento de una red local, elevando su velocidad ampliamente y permitiendo mejorar los servicios compartidos que ofrece nuestra red.