Cómo escoger un entorno de escritorio para Linux (I)

Figura 1: Entorno de escritorio de OpenSuSe

Una de las ventajas más sobresalientes con las que cuenta el sistema operativo Linux, es que se adapta a las necesidades del usuario, a diferencia de otros sistemas, en los cuales, es el usuario el que debe adecuarse a los requerimientos de hardware del sistema. Es por esta razón, que el crecimiento de los usuarios en Linux es sorprendente.

Entre las cualidades adaptables más representativas de Linux, está su capacidad de utilizar diferentes tipos de entornos de escritorio, los cuales se adaptan a los requerimientos de hardware de los usuarios.

Existen algunos entornos tan ligeros que pueden revivir un equipo descontinuado y los hay también tan pesados, que permiten visualizar escritorios 3D. Todo dependerá de nuestros gustos.

En esta nota definiremos los entornos de escritorio y sus funciones, para escoger el que mejor se adapte a nuestro hardware.

Figura 2: Entorno de escritorio

Entorno de escritorio

Un entorno de escritorio, es un paquete de software que se carga al inicio del sistema operativo y permite al usuario interactuar de manera rápida, cómoda, sencilla y completamente gráfica con el ordenador. Cuenta con una interfaz de usuario realmente atractiva y muy fácil de utilizar, por lo que el usuario obtiene un control total del ordenador, aprovechando para ello todo tipo de utilidades gráficas, como iconos, accesos directos, menús y la capacidad de ejecutar programas en segundo plano (minimizar aplicaciones), con la finalidad de poder trabajar en otras aplicaciones, sin necesidad de cerrar el programa que se ejecuta de manera pasiva.

Figura 3: Captura de pantalla de entorno de escritorio Linux

Entornos de escritorio en Linux

Linux cuenta con una gran cantidad de entornos de escritorio disponibles, los cuales tienen características distintas que se adaptan a la perfección a los requerimientos de cada usuario. Algunos se asemejan bastante a Windows, otros a Mac OS y otros son tan simples, que aumentan considerablemente el rendimiento del ordenador, al no consumir grandes cantidades de memoria RAM.

Otros entornos  de escritorio son tan pesados, que requieren equipos poderosos, pero en compensación ofrecen interfaces gráficas increíbles y con efectos 3D, que ofrecen una experiencia visual futurista muy atractiva. Entre los principales entornos de escritorio que podemos encontrar en Linux, destacan: Gnome, KDE, XFCE, WindowMaker.

Habiendo definido los entornos de escritorio y mostrado la diversidad de este tipo de paquetes de software en el universo de Linux, sólo resta dar algunos consejos para escoger el entorno de escritorio que mejor se adapte a nuestros requerimientos, los cuales veremos en la segunda parte de esta nota.

Sigue en: Cómo escoger un entorno de escritorio para Linux (II)