Cómo darle mantenimiento al router

router inalámbrico

Figura 1: Router inalámbrico

Uno de los dispositivos más utilizados por nuestro PC, si estamos conectados a Internet o formamos parte de una pequeña red casera, es el router. Este pequeño dispositivo lleva la conexión de la red a nuestro PC y nos permite disfrutar de diferentes servicios, como Internet. Darle un buen mantenimiento preventivo al router, mejorará su rendimiento y prolongará su tiempo de vida útil.

Precauciones a tener en cuenta con el router

  • Realizar un mantenimiento preventivo a nuestro router no es cosa del otro mundo, sin embargo, debemos tener en cuenta ciertas normas de seguridad, como, por ejemplo, evitar abrirlo, a menos que sepamos lo que estamos haciendo.
  • Otra medida de seguridad, es no exponer el router a la luz directa del sol o, en el caso de los routers inalámbricos, a fuertes campos magnéticos o eléctricos que pueden generar interferencia y daños en el equipo.
  • Además, evitar que el router entre en contacto con humedad extrema, ya sea derrames de líquidos o exponerlo a lluvia y rocío, así como, evitar caídas y golpes fuertes, ya que pueden causar daño irreparable en el dispositivo.

 

Router

Figura 2: Router/switch alámbrico

Mantenimiento básico

Empezamos el mantenimiento básico de nuestro router, limpiando con un paño seco toda su superficie, eliminando todo el polvo que puede causar que se sobrecaliente.

Seguidamente, limpiamos los conectores de la entrada de conexión de red del router con un paño seco y limpio y con líquido para limpiar equipos electrónicos (estos líquidos vienen en presentación de aerosol).

Si nuestro router es inalámbrico, debemos mantener las antenas completamente levantadas para evitar interferencias.

router inalámbrico

Figura 3. Router inalámbrico

Medidas preventivas para evitar averías del router

  • Mantener el router siempre encendido, para evitar que se creen nudos en la comunicación, sobre todo cuando utilizamos routers inalámbricos.
  • Evitar en lo posible cambiar la contraseña WEP (en routers inalámbricos), con mucha frecuencia. De esta manera, si olvidamos la contraseña, no tendremos que resetear la configuración del router.
  • Mantener el equipo en un lugar seguro para protegerlo de caídas y derrames de líquidos. Si se trata de un router inalámbrico, es conveniente tenerlo lo más alto posible, para aprovechar el desplazamiento de las ondas y mejorar la señal.
  • Debemos evitar conectar más equipos de los soportados por el router (si es inalámbrico), para evitar una avería por sobrecarga.