Cinco pasos para eliminar cualquier virus que tenga tu correo electrónico

Los Virus son la mayor preocupación de los usuarios que usan equipos informáticos que no cuentan con una aplicación que le brinde una mayor protección a la hora de navegar por Internet. Tanto tus equipos informáticos, como tus documentos aplicaciones o correos electrónicos se pueden ver afectados por los maliciosos malware, haciendo que su funcionamiento no sea del todo correcto.

El correo electrónico es uno de los principales servicios que son a diario atacado por diferentes virus informáticos, ya que es una plataforma que recibe y envía gran cantidad de archivos de personas que conocemos o hasta de las que no, es por eso que es el medio indicado para propagar más los virus.

Si no posees el conocimiento adecuado para saber qué hacer cuando tu correo electrónico se ve afectado por un virus, nosotros a continuación, te presentamos de manera sencilla cinco pasos que debes seguir para eliminar un virus informático de tu correo electrónico.

Paso 1

Debes salir del programa de correo electrónico si tienen la mayor sospecha de que tu email está afectado por un virus. Asimismo, si empezaste a descargar un archivo de tu correo electrónico debes cancelar la descarga antes de que sea demasiado tarde.

Paso 2

Luego de cerciorarte de que tu correo electrónico este cerrado y de que no tengas descargas del mismo debes reiniciar tu computadora.

Paso 3

Al completarse el reinicio del equipo debes examinar tu PC con el programa de antivirus que tengas instalado, siendo este el único programa que mantendrás abierto al iniciar.

Paso 4

Debes verificar de que ningún otro programa que se encuentre instalado en tu computadora se encuentre abierto, solo el antivirus al que indicarás que explore completamente el equipo para eliminar cualquier amenaza.

Paso 5

Como paso final se eliminará de la computadora cualquier amenaza arrojada por la exploración del antivirus y se proseguirá a trabajar normalmente.

Recuerda que todos tus equipos informáticos deben de estar protegidos por un programa antivirus para evitar que sean afectados por virus (spam, troyano, spyware, entre otros).