Aumenta el rendimiento de tu disco duro utilizando un SSD como caché

Tradicionalmente se han utilizado placas de memoria RAM para mejorar el rendimiento de los equipos informáticos. Esta tendencia tiende a ir disminuyendo con la llegada de los discos SSD. Si bien siguen siendo costosos, existen soluciones económicas, como utilizar un disco tradicional con una parte SSD como caché para elevar su rendimiento, lo que se conoce como crear un disco personalizable del tipo híbrido, sin tener que adquirir un equipo de estos en el mercado y es precisamente esto, lo que describiremos en esta nota.

¿Qué necesitas?

Por supuesto un disco duro del tipo SATA tradicional, un disco SSD de bajo almacenamiento (1 GB es suficiente), controladores SATA compatibles con tu placa madre, los controladores adecuados y un sistema operativo de 64 bits de preferencia.

Manos a la obra

Lo primero que debes hacer es activar el modo RAID de la controladora para evitar pérdida de rendimiento. Para lograrlo debes ingresar al BIOS y buscar la opción SATA MODE y activarlo.

Un disco SSD puede elevar el rendimiento de tu disco duro tradicional.

Un disco SSD puede elevar el rendimiento de tu disco duro tradicional. Imagen de: Intel Free Press. Bajo licencia: CC BY 2.0.

Ahora teniendo los discos instalados en el PC, debes instalar Windows en el disco mecánico o tradicional. Una vez hecho esto dentro de  Windows tienes que instalar los controladores y utilidades Rapid Storage de Intel. Al culminar la instalación debes abrir Intel Rapid y se desplegará por pantalla toda la información relacionada al estado del disco duro.

Te ubicas en la pestaña superior asociada a Rendimiento y en el apartado de “Tecnología de respuesta inteligente”, haces clic en “Activar aceleración”, acto seguido tienes que seleccionar la parte SSD que deseas utilizar para esta tarea (en este caso el máximo) e indicar el disco duro que deseas acelerar.

Finalmente aceptas los cambios, sólo resta esperar a que Windows realice la configuración. Con esto haz logrado crear un disco híbrido que utiliza parte de la tecnología SSD para mejorar el acceso a los datos y la ejecución de tareas dentro de un disco duro mecánico tradicional, sin la necesidad de elevar de manera considerable la memoria RAM del equipo o adquirir un costoso disco SSD de gran tamaño.

Lo más destacable de este procedimiento es que es 100% personalizable y  el usuario puede adaptarlo a sus requerimientos sin tener gastar grandes cantidades de dinero o tener que cambiar todo el hardware de almacenamiento de tu equipo o computadora personal.

Notarás que el procedimiento no es tan simple, pero si sigues los pasos correctamente podrás lograrlo sin contratiempos y habrás dado un enorme paso en el mejoramiento de tu ordenador.