Arquitectura abierta y cerrada

La competencia por el desarrollo informático, especialmente en cuanto se refiere hardware, es lo que lleva a determinadas firmas y empresas a avanzar y crecer en cada uno de los modelos de los dispositivos que sus ordenadores disponen.

Cuando hablamos de arquitectura abierta o arquitectura cerrada, la terminología que suelen usar aquellos expertos informáticos puede llegar a confundir a un usuario común más que poder aclarar el verdadero significado de esa terminología, razón por la cual indicaremos con ejemplos básicos a qué es lo que se refiere una arquitectura abierta o cerrada en los diferentes modelos de ordenadores que existe en la actualidad.

En una arquitectura cerrada, los modelos de ordenadores, que muchas de las veces vienen a ser de una marca reconocida, guardan muy celosamente las especificaciones de algunas de las partes y dispositivos que estos ordenadores tienen, notándose además que cuando un usuario desea ser el reemplazo o actualización de alguna de sus partes, ésta no es posible debido a que el interfaz de dicha parte o dispositivo tiene una forma diferente a la común. Este caso suele darse por ejemplo en el tipo de memoria RAM, la unidad de disquetes e inclusive en algunas unidades de disco DVD, sólo por mencionar algunos ejemplos.

En cambio cuando hablamos de una arquitectura abierta en el hardware que contiene un ordenador, la diferencia es notable debido a que en este equipo se estandariza la conectividad a muchos de los dispositivos desarrollados por diferentes firmas, haciendo posible que el usuario pueda elegir de entre diferentes modelos así como precios, el que más le convenga para su equipo y ordenador. Es así que un usuario puede de una manera fácil elegir entre diferentes marcas de memoria RAM, dándose la oportunidad de que éste elija la calidad de tableta que necesita o quiere.