Apps en HTML5: ¿Qué son y por qué las queremos?

Quizás ya hayas escuchado que las aplicaciones en HTML5 lo cambiarán todo. Pues hoy en día entre los desarrolladores de aplicaciones se debaten entre las aplicaciones nativa vs las aplicaciones en HTML5. Esto se debe a que las aplicaciones en HTML5 permiten tener la misma experiencia para cada usuario.

¿Qué es una aplicación en HTML5?

HTML significa HyperText Markup Language (lenguaje de marcas de hipertexto), por lo que HTML5 es la quinta versión de este lenguaje. Pero, al hablar de una aplicación HTML5, bien sea una aplicación web o que instalas en tu móvil, estás tratando con 3 tipos de código.

HTML proporciona un marco en el que los desarrolladores pueden poner su código y una aplicación lo convierte en algo que podemos ver y con lo que podemos interactuar. CSS permite diseñar como se verán los bits individuales de código una vez que se muestren en pantalla y JavaScript es lo que hace de todo esto algo interactivo, permitiendo hacer casi cualquier cosa.

Lenguajes de programación

¿Entonces que hace tan genial a HTML5?

Una de las mayores ventajas de HTML5 es que el desarrollador no necesita mantener la aplicación y funciona en cualquier dispositivo con una pantalla que tenga su propia versión de esa aplicación. Es decir, el navegador web, más específicamente el componente del navegador que toma el código y lo convierte en algo que podemos utilizar.

Esto significa que el desarrollador puede escribir su código e implementarlo en cualquier plataforma. De manera que no es necesario escribir una versión para Android, otra para iOS, MacOS, Windows, etc. Algunas aplicaciones HTML5 son Twitter o la versión móvil de Gmail.

La otra cara de HTML5

Pero no todo es genial en HTML5. Cuando hablamos de una página web quizás olvidamos que la página envía su código a un motor de navegador y nuestro dispositivo hace el trabajo. Y a pesar de que la geolocalización, audio, video en tiempo real o gráficos en 3D acelerados es muy fácil de implementar, la realidad es un poco diferente. Cualquier navegador que quieras usar es compatible con HTML5, pero no todos admiten el mismo tipo de video ya que HTML5 es multiplataforma.

Esto significa que no es patentado, sino abierto por lo que nadie obliga a admitir todos los formatos. Por ejemplo, Ogg Theora es un formato popular compatible con todos los navegadores menos Internet Explorer. Así como H.264 es todavía más popular pero no es abierto, de manera que Firefox no lo admite.

HTML5

Pero HTML5 también depende del hardware y lo hábil que es el desarrollador para escribir código. Ya que, al elegir una biblioteca de JavaScript incorrecta puede producir el mismo resultado pero provocar problemas como pérdida de memoria o lentitud. Este es el principal motivo por el cual muchos usuarios deciden desinstalar una aplicación.

Pero este no es el único problema, también hay que lidiar con los tiempos de carga cuando una aplicación HTML5 extrae información de Internet. Por lo que se agregan variables como la velocidad de conexión de un usuario, así como el hardware de su móvil y la optimización del código. Por ejemplo, si toma un segundo mostrar tu código en un dispositivo de un usuario y 10 segundos para buscarlo desde Internet, muchos usuarios seguramente borrarán tu aplicación.

Entonces, ¿queremos o no aplicaciones HTML5?

Por supuesto que sí, pero no todas las aplicaciones. Por ejemplo, aplicaciones como Facebook son una pesadilla, mientras que Gmail para móviles es una muy buena aplicación. Incluso Uber o Instagram, que son aplicaciones que utilizamos a diario son excelentes, por lo que seguramente veremos más aplicaciones en HTML5 en el futuro.