¿Actualizar el ordenador o bajar el sistema operativo?

En un momento determinado habíamos analizado la situación de poder conocer la configuración de nuestro ordenador, algo que en realidad es muy fundamental poder conocer para tomar determinadas desiciones en cuanto a lo que debemos de hacer con nuestro equipo de trabajo.

PentiumII

Es así que con unos cuantos pasos se peude saber detalles principales para nosotros tales como el espacio de nuestro disco duro, el tipo de procesador con el que estamos trabajando así como la cantidad de memoria que hemos dispuesto en nuestro ordenador.

Podemos decir que dependiendo de las características de hardware que tenga nuestro ordenador, tiene que ser el sistema operativo que debe de tener nuestro ordenador, ya que todo tiene que estar equilibrado para que el sistema en concreto pueda estar en un buen punto de trabajo.

Digamos por ejemplo que nuestro ordenador vino configurado para aceptar Windows 98 y que por una necesidad de trabajo y tareas, deseamos hacerle el upgrade hacia Windows XP; pues todo es posible pero antes debemos de conocer lo que Microsoft nos comenta hacerca de los requerimientos mínimos que debe de tener el ordenador para aceptar a éste sistema operativo.

Microsoft Windows XP requiere como mínimo 256 MB de memoria RAM, un espacio en disco de 4 GB y un procesador de características de un Pentium II. Si tienes alguna duda de como revisar el tipo de características que dispone tu ordenador, puedes revisar el artículo en que mencionamos la forma de conocer este tipo de información.

Si un usuario ha visto que su ordenador tiene estas especificaciones técnicas y que puede llevar a cabo la instalación de un Windows XP, pues le tenemos aún novedades, ya que esas son las características para que Windows XP inicia y funciones solo el, pero nadie tiene un ordenador para arrancar solo Windows, pues para poder ejecutar otras aplicaciones tales como Microsoft Office se requiere de memoria extra, lo cual va incrementandose en recursos necesarios por el sistema, así que no se tendrá un equipo eficiente que trabaje bajo condiciones mínimas que se pueda pensar.

Es así que un usuario tiene que pensar muy friamente en lo que debe de hacer, si mantenerse con el equipo trabajando bajo el sistema operativo que vino incluido con el ordenador, o poder adquirir un nuevo equipo más actualizado con el sistema operativo que el usuario necesite o requiera.